Cómo reactivar tu negocio después de un tiempo sin ventas

Emprender tiene muchos momentos de satisfacción y otros en los que cuesta seguir. Si quieres reactivar un emprendimiento, no te pierdas estos consejos.

Cómo reactivar tu negocio después de un tiempo sin ventas

Cualquier emprendedor sabe que el camino tiene subidas, bajadas y vueltas por recorrer. Hay momentos de bonanza y, otros, en los que nos vemos obligados a poner un freno. Si fue tu caso y vuelves a sentir las ganas de reactivar tu negocio, te acercamos algunas recomendaciones. Claves para aprovechar la chispa y avanzar un nuevo tramo.

Si estás planeando reactivar tu negocio, hay una serie de pasos que te pueden ayudar a comenzar de forma certera.

Haz un buen diagnóstico de tu situación actual

Antes de volver a ofrecer tus productos o servicios, lo primero que debes hacer es analizar la situación actual de tu negocio. Evalúa si tienes deudas, si el pago de tus empleados (en el caso de tener) está al día, si cuentas con proveedores confiables, si tienes stock y demás aspectos fundamentales para que todo funcione sin inconvenientes.

Es clave saber con claridad cuánto dinero tienes disponible para invertir en tu emprendimiento porque eso te ayudará a diseñar una buena estrategia de negocio.

 

Redefine tu visión

Cuando decidas reabrir tu emprendimiento es probable que el nuevo contexto sea diferente al que tenías en la etapa anterior. Habrá nuevas circunstancias que gestionar: puede ser por la crisis sanitaria, por cuestiones económicas, sociales, políticas o medioambientales, pero la clave es hacer un análisis exhaustivo del escenario para hacer ajustes en tu visión y estrategia.

Además, los gustos de las personas cambian. Verifica que tu producto o servicio esté actualizado en cuanto a las necesidades y tendencias que sigan tus clientes para poder ofrecer un producto único y centrado en tu audiencia.

 

Haz un plan

Cuando tengas tus cuentas y tu visión clara nuevamente, estarás listo para empezar a organizar tu plan de acción. Sabrás cuánto material comprar, cuánto estás dispuesto a gastar, cuáles serán tus objetivos de venta, qué producto o servicio es el mejor según el contexto actual y demás.

Recuerda chequear si tienes que sacar algún permiso o certificado dependiendo del rubro en el cual emprendas.

Organiza todo tu plan de acción, sin que se escape ningún detalle. De esta forma, tendrás una imagen más clara de cuál es el próximo paso y cuál es tu límite.

 

Consulta con los proveedores

Si necesitas materiales para hacer, embalar o enviar tus productos, comunícate con las distintas empresas que ofrecen estos servicios.

  • Chequea que sigan trabajando y ofreciendo los mismos productos o servicios. Comunícate con ellos para ver si están alineados y entender si debes buscar algún otro si algo cambió.
  • Recuerda tener actualizados los presupuestos para no errar en el cálculo de costos y márgenes.
  • Asegúrate de que sigan cumpliendo con tus expectativas. Si ya no satisfacen tus necesidades, busca otros proveedores.
  • Organiza los próximos pasos para continuar trabajando con ellos.

 

Revive tus redes sociales

Si no tenías redes sociales, en esta nueva etapa te recomendamos aprovecharlas; empieza creando un perfil. Si ya tenías y estaban en pausa, ¡revívelas! Publica contenido de calidad y demuéstrale a tu audiencia que volviste al negocio, actualizado y listo para ofrecer un producto o servicio mejorado.

Además, usa todas las innovaciones tecnológicas a tu favor: apodérate de los nuevos formatos de publicaciones y marca la diferencia.

Conoce cómo optimizar tus publicaciones en redes sociales.

 

Empieza a generar publicidad

Tras recuperar tus redes sociales, comienza a promocionar tus productos. De esta forma, con una pequeña inversión, tu contenido llegará a más potenciales clientes y tendrás más posibilidades de llegar a nuevos usuarios con tus productos o servicios.

Hacer publicidad en Instagram y utilizar Facebook Ads es una gran opción para ampliar tus horizontes. Si definís bien tu audiencia, ¡llegarás a las personas correctas y el impacto en tus ventas será rápido!

 

Sé flexible

Si estás volviendo al mundo del emprendedurismo, es clave aggionarse y estar al día con las nuevas exigencias y tendencias. Los negocios cambian, las demandas se renuevan y siempre hay algo por aprender: es clave estar dispuesto a escuchar y ser flexible para moverse rápido y dar respuesta.

Puedes analizar lo que estén haciendo tus competidores para entender mejor cómo orientar tu reapertura. Pero ten en cuenta que la clave para triunfar es la diferencia. Si buscas qué hace tu competencia, toma lo que consideres más acertado y poténcialo.

¡No te desanimes si pasó mucho tiempo! Si tienes la chispa para emprender, en cualquier momento el fuego de tu negocio se puede volver a encender. Seguramente tienes aprendizajes previos que poner en juego en esta nueva etapa. Suma estos consejos para empezar bien y confía en lo mejor está por venir.

 

Al navegar en este sitio aceptas las cookies que utilizamos para mejorar tu experiencia. Más información.

Entendido