Como ya sabes, identificar tus productos es clave en el proceso de creación de un envío. Para no cometer errores, preparamos este paso a paso para que puedas imprimirlo y tener a mano cuando embales tus productos.

1. Procura tener las etiquetas necesarias

El encargado del panel deberá imprimir todas las etiquetas que llevarán pegados cada uno de los productos. Necesitarás una por cada unidad o kit que armes.

2. Envuelve bien tus productos

Antes de etiquetar las unidades, procura envolver los productos con un empaque primario. Puede ser una bolsa o caja que permita protegerlos para que no se ensucien ni se dañen.

Cada producto debe tener su empaque original o primario

Si vendes productos por unidad, tendrás que embalarlos uno por uno. Por ejemplo, si vendes vasos, tendrás que embalar cada uno individualmente y con cuidado para que no se rompan.

Si envías productos sueltos en cajas máster o sin embalaje original o primario, los rechazaremos cuando lleguen al Centro de distribución.

Embalaje secundario

En estos casos, te sugerimos guardar los productos en cajas y después envolverlos con plástico para que no se muevan dentro del camión. Dentro del camión, asegúrate de que esas cajas no se deslicen ni se caigan, así reducirás significativamente los daños durante el transporte al centro de distribución.

KITS

Si vendes kits, por ejemplo electrónicos o maquillaje, tienes que embalarlos juntos, en un solo paquete.

No envíes cada ítem que compone el kit en cajas individuales. En el Centro de distribución, solo los recibiremos si ya están preparados y listos para la venta.

Productos frágiles

Esta tipo de productos necesitan mucho cuidado y es importante que les prestes especial atención.

Lo principal es que envuelvas individualmente cada producto con papel burbuja, y estés atento a la cantidad máxima que puede ir apilada para que no se rompan.

Además, es esencial que en la caja indiques claramente que hay contenido frágil. Así, la trataremos con máximo cuidado durante todo el proceso.

Objetos puntiagudos

La protección es todo en este caso. Así como puede haber accidentes con los productos de vidrio, los artículos puntiagudos como tijeras, cuchillos, paraguas, etc. pueden atravesar el embalaje si no es el correcto y lastimar a alguien durante todo el proceso de envío.

Además de protegerlos con el embalaje correcto para cada caso, asegúrate de que las puntas estén cubiertas para evitar accidentes.

3. Pega las etiquetas en las unidades

Ubícalas en una de las caras del producto y lejos de cualquier otro código visible. Evita que la etiqueta se rompa o se manche, porque esto nos impedirá escanear el producto.

Si armas kits, pega una etiqueta en la bolsa o caja que agrupa los productos.
Cuando estés preparando un kit, basta con una sola etiqueta para el conjunto de productos.

4. No reutilices etiquetas

Si las identificaciones no te alcanzan o necesitas más, no reutilices alguna de las que ya tienes porque cada etiqueta cuenta con un código único. Usa siempre las etiquetas que te damos en el panel al momento de crear tu envío.

5. Guarda los productos en las cajas

Luego de etiquetar todos los productos o los kits, ubícalos en cajas y cuenta cuántas son. Es importante saber esta cantidad porque el responsable del panel deberá imprimir una etiqueta por cada caja.


¿Te sirvió esta nota? ¡Compártela ahora!